The page you're viewing is for Spanish (EMEA) region.

Investors

The page you're viewing is for Spanish (EMEA) region.

Tendencias en centros de datos para 2018: alta demanda de alta densidad


El aumento en las densidades de potencia de los racks es una de las cinco tendencias que Vertiv ha destacado para 2018, aunque los centros de datos de alta densidad no son un asunto nuevo en absoluto. De hecho, hace algunos años resaltamos algunas predicciones de expertos que pronosticaban densidades de potencia de 52 kilovatios (kW) por rack para 2025. Si la industria llegará a tales extremos o no en los próximos siete años puede ser discutible, pero no cabe duda de que las densidades de los centros de datos están aumentando.

Puesto que en el ecosistema de centros de datos actual los racks de 10 kW se están convirtiendo en el estándar, e incluso existen racks de 15 y 25 kW en algunas instalaciones de gran escala, ya nos hemos adentrado en la gama de la alta densidad, la cual según AFCOM oscila entre 8 y 15 kW. En la práctica, en Vertiv estamos teniendo una fuerte demanda en el ámbito de las telecomunicaciones a fin de satisfacer las necesidades de refrigeración para racks con protección frente a sobrecorrientes de alrededor de 20 kW. Ya que las demandas informáticas aumentan, el espacio en los centros es un bien escaso y los sistemas informáticos hiperconvergentes son cada vez más habituales, esta tendencia continuará sin duda en 2018 y posteriormente.

Ampliación sin espacio

Antes de la introducción de las soluciones de alta densidad, la ampliación para añadir potencia a fin de satisfacer la demanda de datos también implicaba la necesidad de más espacio. Ahora, los racks de alta densidad permiten optimizar el espacio existente sin necesidad de ampliar o adaptar la infraestructura por completo. Como resultado, los centros de datos y las empresas tienen la oportunidad de reducir el tamaño de la infraestructura, destinar el espacio liberado a otros equipos o disponer de más espacio para crecer y expandirse en el futuro, según proceda.

Esta es una buena noticia para los centros de datos de empresas que desean consolidar y reconfigurar los recursos informáticos internos, así como para los proveedores de colocation, ya que ahora cada metro cuadrado de espacio en el centro de datos ofrece una rentabilidad potencial superior.

No deje que suba la temperatura

Sin embargo, una gran potencia implica mucha responsabilidad. No es tan simple como cambiar los racks antiguos por racks de alta densidad nuevos y mejorados. El aumento de la cantidad de potencia en un espacio definido también incrementará el calor generado.

Para hacer frente a esto y evitar la degradación del rendimiento de los equipos, es necesario adaptar la refrigeración. Los ajustes pueden oscilar desde los tradicionales pasillos fríos y calientes hasta soluciones emergentes que emplean refrigeración líquida, tales como los intercambiadores de calor de puerta trasera, que pueden reducir el consumo energético para la refrigeración de los racks y del centro de datos en su conjunto, o incluso la refrigeración de chips. Aunque es posible que tales cambios requieran algunos ajustes iniciales, las arquitecturas de refrigeración adaptivas pueden proporcionar a la larga la flexibilidad para crecer a medida que las densidades sigan aumentando.

Dispositivos inteligentes, ciudades inteligentes, informática en la nube, Internet de las Cosas... nada de esto va a desaparecer próximamente y, probablemente, su desarrollo continuará en los próximos años. La potencia de alta densidad es solo una de las formas en que los centros de datos pueden seguir estando a la altura.

INVESTORS

Idioma y ubicación